- Venezuela crisis

- Narco traffic

- Fuel smuggling

- Military movements

  • @franciscomiranda852057

Puntos clave de la creciente cooperación entre Venezuela e Irán

La cooperación entre Irán y Venezuela ha sido una constante en los últimos 20 años a partir de la llegada de Chávez al poder. Desde 1999, la política exterior venezolana ha sido estrechar lazos con aliados ideológicos como Irán, Rusia, China, Cuba, Bielorrusia, Siria, con los que comparte una agenda contra-hegemónica para debilitar el orden liberal internacional construido y promovido por Estados Unidos desde la segunda guerra mundial; por ello la política exterior venezolana ha tenido un importante tono antiamericano, o como lo denominan ellos: “antiimperialista”.

Esta coalición ha permitido a sus participantes tener alternativas de financiamiento y comercio para esquivar las sanciones impuestas por Estados Unidos y Europa, crear santuarios (safe heavens) para movimientos subversivos irregulares y terroristas, y el respaldo de las potencias con veto (China y Rusia) para bloquear cualquier iniciativa del Consejo de Seguridad en contra de los miembros de la coalición.

Los lazos con Irán tuvieron su auge durante la relación entre Chávez y Ahmadinejad, ambos presidentes realizaron docenas de visitas de Estado, establecieron fondos para proyectos conjuntos, promovieron inversiones en ambos países, se entregaron mutuamente las más altas condecoraciones, entre otras cosas. Hugo Chávez siempre apoyó a Irán en temas claves como la confrontación contra Israel y el programa nuclear iraní.

Ahora con Maduro, el régimen autoritario ha retomado su nexo con Irán para intentar rodear el cerco financiero y diplomático que sufre producto del deterioro del Estado de Derecho, violaciones sistemáticas a los derechos humanos, colaboración con movimientos terroristas, operaciones de narcotráfico, etc. La estrategia americana de presión económica y política sobre Irán y Venezuela ha limitado la capacidad de ambos regímenes de acceder a recursos: incrementado así la dependencia entre los aliados ideológicos.

El colapso de la red de refinación en Venezuela y las limitaciones para poder importar gasolina, consecuencia de las sanciones, ha provocado una crisis de combustible en el país que acelera el deterioro económico y la tensión social. Por ello, en las últimas semanas hemos presenciado un aumento significativo en la cooperación entre la teocracia islámica y Venezuela con el envío de cargamentos de petróleo iraní y catalizadores al estado Falcón con el fin de reactivar la refinería Cardón, según reportó AP. La reactivación de algunas refinerías permitiría al gobierno mitigar la escasez de gasolina y frenar sus efectos coadyuvantes sobre las condiciones económicas.

Esta situación no pasa desapercibida para Estados Unidos que ve con preocupación la creciente influencia de Irán en el continente americano. Las tensiones se han elevado por la llegada de embarcaciones con crudo iraní a Venezuela, su paso por el caribe representa un desafío directo a la preponderancia americana en la región. Estados Unidos ha subido la apuesta al presentar un recurso en los tribunales para que se autorice el embargo de estos cargamentos por estar relacionados con la guardia revolucionaria iraní que es considerada un movimiento terrorista.

No ha pasado desapercibido el nombramiento de Tarek El Aissami como Ministro del Poder Popular del Petróleo, hombre de confianza del régimen iraní por sus vínculos con Hezbollah. Esta señal indica el compromiso del gobierno por estrechar los lazos con Irán para fortalecer sus centros de gravedad y seguir sobreviviendo a toda costa. En esta misma dirección, Julio Borges denunció Twitter que se han realizado 15 vuelos ilegales entre Caracas y Teherán con la llegada de técnicos, funcionarios y grupos iraníes en Venezuela, especulando que la cooperación podría no reducirse en materia petrolera sino también en inteligencia, llegada de armas y grupos asociados al régimen islámico.

La creciente cooperación con Irán también es resultado del cada vez está más condicionado apoyo exterior al régimen de Maduro: Rusia y China han calculado cuánto apoyo y de qué forma presentarla. En materia financiera se han disminuido los créditos al régimen por su incapacidad de pago ni de recuperar la industria petrolera que es la principal fuente de ingresos del país, en cambio han decidido que es más rentable tener participación directa con concesiones para la explotación de petróleo y extracción de oro. La industria petrolera está en condiciones tan deplorables por la pérdida de capital humano, deterioro de las instalaciones y de los pozos, averías en la maquinaria, que ni los rusos pudieron lograr que PDVSA estabilizara la producción, por lo tanto, los iraníes que no se adentraran en ese terreno.

¿Hasta dónde está dispuesta Irán a seguir apoyando al régimen de Maduro para que sobreviva? Probablemente la cooperación se va a reducir a proveer asistencia técnica en materia de refinación, envío de cargamentos con crudo iraní, y quizás proveer productos de primera necesidad, ya no habrá más embarcaciones iraníes con petróleo atravesando el Caribe. A cambio, los iraníes tienen un espacio seguro para operaciones de lavado de dinero y presencia de miembros de Hezbollah y la guardia revolucionaria iraní (organizaciones terroristas), el pago en oro por los servicios: un negocio muy rentable a un bajo costo.

Escrito por Francisco de Miranda

Publicado con imágenes securefreesociety.org flightradar24.com & marinetraffic.com